Noviciado «Santo Toribio de Mogrovejo»

 

El Primer Paso en la Formación: El Noviciado

Todos los miembros de nuestra congregación inician su formación con un año de noviciado. La casa de novicios en el Perú recibe el nombre de Santo Toribio de Mogrovejo y está ubicado en Calle Simón Bolívar # 413, en el distrito de San José de Tiabaya, ciudad Arequipa.

El Noviciado no es un año netamente académico, a pesar de que se imparte muchos cursos introductorios básicos como Liturgia, Sagrada Escritura, y otros; es por eso que no es considerado parte de la formación del Seminario Mayor, pero sí es un año de formación. Es un periodo durante el cual los novicio desarrollan una vida profunda de oración, donde se sumergen ellos mismos en la lectura espiritual. Ponen sus oraciones en acción a través de varios apostolados y misiones parroquiales, y crecen diariamente en su amor a la cruz. Para ayudarles a fomentar este espíritu, por ejemplo, el noviciado tiene una Adoración nocturna desde el martes en la noche hasta el miércoles en la madrugada todas las semanas, además de la Adoración diaria de una hora, para dar a los novicios un tiempo para estar a solas en la presencia de Cristo.

El año de noviciado es también un periodo vital de discernimiento. Aunque los novicios son investidos con el hábito de nuestra congregación después de un periodo de tiempo, ellos no profesan ningún voto durante el tiempo que están en el noviciado. No solo hay una gran oportunidad para la oración, sino también para dedicarlo al estudio de nuestras constituciones y nuestro directorio de espiritualidad, el cual permite a nuestros nuevos miembros una mejor comprensión del espíritu y carisma de nuestro instituto. Combinado con esto, hay un aumento en el conocimiento de lo que la vida en comunidad del IVE implica, y la alegría y los sacrificios propios en este aspecto de la vida religiosa. De hecho, cada año tenemos hombres que vienen de diferentes países, y se crea una situación parecida a la Torre de Babel al principio, la cual puede ser entretenida y a la vez una maravillosa oportunidad para crecer en humildad y paciencia. Aunque el enfoque principal es en la oración y el discernimiento, hay siempre muchos otros proyectos a realizar también; de esta manera queremos que todos nuestros miembros cultiven una verdadera generosidad de corazón en sus apostolados y el trabajo alrededor de la casa.

Por último el noviciado es muy divertido. Siempre hay un espíritu alegre en nuestras casas, pero en el noviciado debido a que hay menos presión académica, hay un énfasis real en actividades desarrollan el sentido de comunidad. En la mayoría de los domingos, los novicios visitan museos, o hacen cortas peregrinaciones, u otros viajes. Las comidas también son un momento importante para la vida comunitaria, y con la excepción de un día a la semana (en el que los novicios guardar silencio) siempre hay un montón de risas y bromas alrededor de la mesa. Por derecho canónico, los novicios no pueden salir hasta que hayan terminado un año completo, así que durante este año no hay visitas a la familia. Sin embargo, con el fin de compensar, el maestro de novicios y todos los chicos hacen de los feriados lo más divertido posible. Durante todo el mes de enero realizan los Ejercicios Espirituales de silencio de San Ignacio, que es una experiencia intensa y sorprendente para el crecimiento espiritual. Por último, a mediados del mes de febrero participan de una convivencia con los seminaristas mayores y los sacerdotes formadores. Durante este tiempo practican deportes, pesca, paseos en bote, y otros tipos de actividades recreacionales.

En el primer año de seminario profesan sus primeros votos temporales (un año) de pobreza, castidad, obediencia y esclavitud mariana.

 

Contáctanos
Calle Simón Bolívar 413, San José de Tiabaya, Tiabaya.
Telf. + 51 956 375 735
nov.arequipa@ive.org